Constata INAH daños por nuevo camino en Juan Sarabia

en Chetumal

AGENCIA SIM

Chetumal.- Un arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) inspeccionó y constató la destrucción de vestigios arqueológicos, por parte de gente contratada por el ejido Juan Sarabia, para la apertura de un nuevo camino de acceso al balnearo “El Chorro”, rentado a un extranjero.
Los propios pobladores del lugar denunciaron el daño a los vestigios mayas, como parte de su inconformidad contra la renta del baleario, cuyo acceso les fue cerrado desde que se dio esta renta, hace cinco semanas. Actualmente un grupo de habitantes del lugar mantienen un bloqueo en este nuevo camino, que está pronto a ser inaugurado.
La inspección del sitio fue realizada por el arqueólogo Fernando Cortez, quien al dirigirse a los pobladores dijo haber comprobado la destrucción de monumentos mayas, los que ya denunció ante las autoridades, junto con un informe al INAH, para que su departamento jurídico determine qué hacer.
También indicó que quiso comunicarse con el comisariado ejidal, Marco Jiménez, pero no vino a la cita ni sabe él dónde está.
“Veré dónde está el comisariado para ver si puede hacer una cita y que explique lo que ocurre en su ejido”, declaró.
Luis Onofre, delegado de Juan Sarabia, lamentó que esa visita ocurrió hace varios días, pero todavía no han visto respuesta alguna de la autoridad. También antes vino personal de la Conagua, que confirmó que este cuerpo de agua es público y que debía existir un paso de servidumbre, pero sin que derivara alguna acción de ello.
Desde un inicio, mencionó, se denunció lo ocurrido, incluido la destrucción de los vestigios, a distintas autoridades y nadie ha respondido, tal vez muestra de la influencia de este empresario que rentó el balneario, un hombre de origen italiano.
“Como no ha habido respuesta por parte de las autoridades, la gente decidió bloquear el camino nuevo que abrió el comisariado ejidal”, comentó el delegado, quien no descartó un estallido de violencia, toda vez que varios acuden con machetes, piedras o palos, para protegerse.
“Claro que puede haber violencia. Vienen policías pero se van, sin tomarnos en cuenta”, lamentó.
El camino antiguo, añadió, está con cerca de alambre, por lo que los mil 800 habitantes de esta comunidad quedaron sin acceso a este balneario, salvo pagando.
“No dejaremos este tema, porque esto es de nosotros”, aseveró el delegado.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*