Tag archive

IMSS

En el IMSS De Puebla, dan por muerto a recien nacido, y lo meten en el frigorífico, en la Funeraria se dan cuenta que está vivo

in ACTUALIDAD

(Fuente; Sinembargo)

Puebla(Central).- En el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de La Margarita, en Puebla, un bebé recién nacido, fue fado por muerto y pasó por lo menos seis horas en un frigorífico para cadáveres.

El bebe fue prematuro, y al nacer se le aplicaron los protocolos para ese tipo de parto, no tuvo signos vitales, y por esa razón se le certificó su fallecimiento según informo en un comunicado la dependencia.

Sin embargo, en redes sociales circuló el video en donde puede verse al bebé moverse e incluso llorar débilmente mientras es grabado por algunos trabajadores. Medios locales comenzaron a reportar que se trataba de un recién nacido que, debido a que los trabajadores determinaron que no tenía signos vitales, fue enviado al depósito de cadáveres.

El IMSS informó que, al entregar el cuerpo a los familiares, tanto estos como el personal médico de la funeraria se percataron de que estaba vivo; se le dio atención médica de inmediato en el lugar para después trasladarlo a la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales del HGZ No. 20.

El pronóstico de vida del recién nacido se mantiene reservado, debido a las condiciones de su nacimiento.

 

Finalmente, el IMSS aseguró que ya se investiga el caso conforme a su reglamento.Este no sería el primer caso de negligencia reportado en el nosocomio de La Margarita. El pasado 23 de julio se dio a conocer que un bebé de 36 semanas que iba a ser sometido a una cirugía murió por presunta negligencia médica.Los padres del menor informaron a PÁGINA NEGRA que el bebé se encontraba hospitalizado en el área de Cuidados Neonatales, y requería una cirugía oftalmológica ambulatoria para tratar retinopatía. Por su estado de salud evolucionó favorablemente, la cirugía fue programada para el 22 de julio. El bebé ingresó a quirófano estable pero después de 30 minutos, los médicos salieron para informarle que el bebé había caído en paro; a los 50 minutos, le dijeron que su hijo había fallecido por broncoaspiración.

Un segundo caso fue dado a conocer por el Canal 13, después de que un a bebé los médicos provocaron una herida de 15 centímetros en la cabeza. La madre del recién nacido presentaba síntomas de coronavirus y no fue posible tenerlo entre sus brazos al bebé. Al padre le indicaron que el menor tenía una herida de aproximadamente 5 centímetros en la cabeza. Cuando le entregaron a su hijo se percató que la herida era tres veces más grande. En una tarjeta informativa, el hospital nuevamente reconoció lo ocurrido y dijo que se trató de “una lesión accidental en la piel”.

Hasta el momento, la Delegación Puebla del IMSS no ha confirmado cómo es que se dieron los hechos ni han enviado algún comunicado en donde se explique qué ocurrió con el bebé y su familia.

 

IMSS de Chetumal deja a su suerte a carrilloportense lesionado

in Chetumal

Por redacción/LaÚltimaNota
El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) de Chetumal, deja a su suerte a un joven de Felipe Carrillo Puerto que ayer fue ingresado por unas lesiones en el brazo y pierna, derivado de un accidente.

Se trata de Pavel Cervantes de 27 años de edad, quien ayer, sufrió un accidente en la carretera federal 184 Carrillo – Mérida, quien impactó frente a un Tsuru mientras se dirigía a su trabajo.

Familiares escribieron al buzón de la última pidiendo que se diera a conocer la información, pues el nosocomio no cuenta con los materiales para su atención, además para dar el servicio en cuanto tomografía en el cráneo y abdomen, los mandan a particulares y tienen un costo superior a los 12 mil pesos.

“Está delicado, pero aquí en el seguro de chetumal no quieren atenderlo, el esta fracturado y no tienen aparatos, ayer nos hicieron hacer una tomografia de craneo y adominal con un costo de 12 mil pesos en particular, lo pagamos por nuestra cuenta y el seguro no se quiere hacer cargo”, escribieron.

Asimismo, están en busca que se los traslade a la Playa del Carmen o Cancún para una mejor atención con especialistas, sin embargo, no cuentan con el recurso para poder hacerlo y se encuentran desesperados, ha presentado dolores y temperaturas.

Fulminante carta las palabras de Germán Martínez muestra la pugna central dentro del gobierno: realismo(amargo) vs Idealismo ( que compromete al futuro ).

in Ciudad de México

 

Ciudad de México.- El día de hoy Germán Martínez Cázares presenta su renuncia como director general del IMSS al Consejo Técnico del Instituto Mexicano del Seguro Social.
A través de una carta, el político explica sus razones para renunciar “algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social” y se queja: “El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo'”.
Para luego sentenciar: “algunos funcionarios de Hacienda intentan una remodelación cosmética del IMSS”.
El expanista acusa que “los funcionarios de Hacienda no quieren dialogar con el IMSS, quieren imponer”.
Martínez Cázares dice: “Creo y defiendo al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, porque no es gerente de los que se creen dueños del país. No es florero de nadie, como el mismo lo dice. Yo seguiré su ejemplo: tampoco yo seré florero en el IMSS de decisiones tomadas fuera del IMSS”.
A continuación reproducimos la carta integra de Germán Martínez Cázares:

Honorable Consejo Técnico del Instituto Mexicano del Seguro Social:

Como Presidente de éste órgano de gobierno del IMSS, quiero hacer unas manifestaciones, que solicito a la Secretaria General queden íntegras en el acta de la sesión.

El IMSS es un órgano igualador de las condiciones sociales de los mexicanos; como órgano fiscal autónomo cobra cuotas a patrones y trabajadores, para dar cobertura de seguridad social a millones de mexicanos.

Es un organismo autónomo, cuya gestión es tripartita; gubernamental sí, pero también obrero y patronal; por eso administra su patrimonio con reglas especiales, empezando por la Ley del Seguro Social, a la que nuestra Constitución, como a ninguna otra norma del sistema jurídico mexicano, le otorga el calificativo de ley de “utilidad pública”, en el artículo 123, A, fracción XXIX.

El IMSS redistribuye en sus servicios más de mil millones de pesos diarios. En un mes puede gastar más que la UNAM en un año. Desde cuidados prenatales antes de nacer, hasta tratamientos paliativos antes de morir. Por eso, controlar en exceso esos recursos, que son de trabajadores y empresarios, sin racionalidad y sin apego a las normas del IMSS, puede acabar con esa dinámica de solidaridad social propia del Instituto.

Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social.

El Presidente del Gobierno de México proclamó el fin del neoliberalismo, pero en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el “cargo” que el “encargo”.

Claro que el IMSS se debe transformar, como lo ordena el Presidente. En el IMSS no se desobedece al Presidente. Sólo creo que el eje de su reforma deben ser las personas que se atienden en el IMSS, y no los funcionarios que trabajan en el IMSS.

Se requiere una gran reforma LEGAL, y no una pequeña reforma REGLAMENTARIA. La cuarta transformación no son cambios burocráticos, sino revolución cultural.

Necesitamos una reforma al IMSS para acoplarlo al sistema universal de salud y al modelo preventivo, donde se ataquen los determinantes sociales de la salud. Una reforma al IMSS para adecuarlo a la nueva realidad laboral, y al nuevo Instituto Nacional de Salud para el Bienestar, donde de forma gratuita se atiendan los mexicanos en igualdad de condiciones.

Por su parte, algunos funcionarios de Hacienda intentan una remodelación cosmética del IMSS, donde por ejemplo, se pretende reformar el Reglamento para colocar funcionarios administrativos en los Estados desde la Secretaría de Hacienda, y así anular a los Delegados que este Consejo Técnico aprobó. Buscan nombrar, en todo el país, una suerte de “delegados administrativos estatales”, fuera de este Consejo, para que ellos, en los hechos, administren desde lo local al IMSS.

Mientras se discute la remodelación del IMSS, muchos trabajadores siguen sin certeza laboral, otros sin contrato, algunas vacantes aumentan, el rezago en infraestructura es brutal, -en 2019 prácticamente está en 0% el avance de obras y el pago a proveedores-, los contratos y convenios de servicios se rezagan, y algunos están por vencerse sin horizontes de legalidad y eficiencia, las compras de equipamiento paradas, las reclamaciones y litigios aumentan; y si bien el abasto de medicamentos está garantizado, es precario y en algunos lugares pende de un hilo. De tales omisiones se ha dado aviso a las autoridades correspondientes, porque este Consejo Técnico y el Director General, serán responsables – dice el artículo 276 de la Ley del Seguro Social – de que el Instituto cumpla con lo aprobado por el Congreso de la Unión.

Cualquiera que se asome al debate sobre salud en Europa o vea lo que hizo el gobierno federal anterior, verificará que los funcionarios conservadores, neoliberales, controlan el gasto en servicios de salud pública, mientras que los gobiernos progresistas inspirados por la justicia, buscan ampliar cobertura y calidad inyectando más presupuesto.

Ese control del gasto tiene dos consecuencias fatales: una directa para el IMSS: pasillos de espera llenos de personas adoloridas y mal trato o retraso en la atención a pacientes; y un segundo efecto indirecto todavía peor: el fortalecimiento de los servicios de salud privados, que ocasionará mayor “gasto de bolsillo” de las familias cuando sus seres queridos tengan un padecimiento.

Ahorrar y controlar en exceso el gasto en salud es inhumano. Ese control llega a escatimar los recursos para los mexicanos más pobres.

El IMSS-BIENESTAR que otorga, como ordenó el Presidente López Obrador, medicamentos y consultas gratuitas a personas sin seguridad social, en cifras reales, al día de hoy, tiene menos recursos que el último año del gobierno anterior, porque le deben más de mil millones de pesos, del llamado “componente de salud”, que le correspondía del desaparecido programa Prospera. Pregunto. ¿Han gestionado los funcionarios de Hacienda la ayuda a los más desfavorecidos que atiende el IMSS?

Además acuso que los funcionarios de Hacienda no quieren dialogar con el IMSS, quieren imponer. Estos son ejemplos de algunos intentos:

1.- Para cumplir con las instrucciones de austeridad y disciplina del gasto, ordenadas por el Presidente, suscribí y entregué el 14 de diciembre de 2018, el oficio No. 09 52 170500/124, solicitando criterios específicos de control presupuestario conforme al marco jurídico aplicable del IMSS. Jamás se respondió el escrito.

2.- Para autorizar las contrataciones de personal con las que operan para el ejercicio fiscal 2019, y el participar en el Rediseño de la Estructura Organizacional, dirigí otro oficio, el No. 09 52 170500/079 de fecha 29 de marzo de 2019, que tampoco jamás se respondió.

3.- Además, el IMSS entregó, vía correo electrónico, a Hacienda, el 7 de febrero pasado, objetivos, estrategias, indicadores y líneas de acción puntuales para incluirlos en el Plan Nacional de Desarrollo 2019-2024, que los funcionarios de Hacienda simplemente omitieron.

4.- Por último, como lo comenté en la sesión pasada de este Consejo Técnico, tenía concertada una cita el 2 de mayo pasado para resolver, en definitiva, la situación del IMSS, y se me canceló de última hora, sin explicación.

Los funcionarios de Hacienda deben saber que el gobierno y administración del IMSS debe darse en condiciones de certeza jurídica; es real el riesgo de aumentar los litigios y ocasionar cuantiosos daños patrimoniales, por tomar decisiónes al margen de la ley de Seguro Social o con funcionarios sin atribuciones.

Además, los servidores públicos del IMSS, sólo pueden responsabilizarse de las decisiones que se toman en el IMSS. Nadie, en su sano juicio, se hará cargo desde el IMSS, de instrucciones o resoluciones falladas sólo en la Secretaría de Hacienda.

Por otro lado, si acaso Hacienda cree que los ahorros en el IMSS los puede desviar a otros fines, es necesario recordarle que “el Instituto no estará obligado a concentrar en la Tesorería de la Federación sus ingresos”, según dispone el artículo 277 C de la ley del Seguro Social.

Descuidar la recaudación tributaria y la debida y justa incorporación de los trabajadores al seguro social es suicida para el IMSS. Insisto en que la mayor corrupción del Seguro Social – además de ser un delito especial establecido en nuestra ley -, es la simulación de la declaración de las cuotas subestimadas que roban el fruto del esfuerzo diario de los trabajadores, porque con esas cuotas ficticiamente bajas, los trabajadores pierden jubilación, pensión de viudez, mejores créditos de vivienda y cobertura en protección social, y algunos patrones acumulan, inmoralmente, esos recursos.

Por supuesto que la calidad y eficacia en muchos servicios del IMSS dejan mucho que desear, y que el Instituto Mexicano del Seguro Social tiene retos, desafíos, extravíos y una enorme corrupción.

Pero el IMSS es el único instituto a nivel mundial que da servicios médicos ilimitados sin que sus prestaciones impacten en el salario. Para mantener ese nivel de gasto es indispensable esa labor tributaria eficiente y justa, que debería ser apoyada con todas las medidas administrativas, el personal necesario de tiempo determinado para realizar notificaciones, certificaciones, cálculos y cobranza. Se han despedido trabajadores eventuales, con las disposiciones de Hacienda, cuando muchos de ellos podrían estar incluidos en el programa prioritario de Jóvenes construyendo el futuro.

Una verdadera reforma del IMSS debería velar por los trabajadores que sufren con la rotación laboral o el llamado “outsourcing” e impedir el desamparo social, cuando miles de ellos son expulsados del mercado laboral, porque cuando vuelven (los afortunados de volver a gozar de un empleo) su atención médica es más difícil, y el costo para el IMSS es más gravoso en términos económicos.

No veo las iniciativas de la burocracia de Hacienda para dar seguridad social permanente a todos los jornaleros del campo, a los repartidores de comida o choferes, ni a los trabajadores de la construcción, como sí hicimos con las trabajadoras del hogar, motivo y orgullo del IMSS lopezobradorista.

El IMSS actualmente construye un acuerdo con la oficina de Marcelo Ebrard, para el aseguramiento en dólares por familiares que residen en Estados Unidos de sus parientes que viven en México, y buscamos con la UNAM, concretamente con su Rector y su director de la Facultad de Medicina, un convenio para fomentar el deporte, el cambio de estilo de vida e insertar al mundo laboral a nuevos aprendices de nuestra máxima casa de estudios.

Ayudar en la enorme tarea moral de separar los asuntos del gobierno de los negocios personales, como quiere la Cuarta Transformación de la patria, lo puede hacer el IMSS, siempre que no le pongan obstáculos, barreras y desconfianzas externas.

El Presidente ha dicho que una sociedad que sólo busca el mero “crecimiento” y endiosa al consumo, ni es justa ni estará en paz; por eso apoyo, admiro y sueño con el éxito de construir un México con “desarrollo” que nos iguale a todos, y eso reclama una preferencia por los más pobres, exige no descartar a nadie.

Esa orientación del gobierno lopezobradorista de México, requiere inteligencia, de lo contrario, pueden volver a ganar quienes creen en la mano cruel del libre mercado. La ineficacia igual que la corrupción, juegan en el lado de los mismos que construyeron la sociedad de los privilegios mexicana que el Presidente busca y quiere desaparecer.

No cuido mi futuro personal, ni lo subordino a acomodos en los sillones del gobierno. No defiendo a farmacéuticas, ni a proveedores o constructores. El motivo de este diferendo con algunos funcionarios de Hacienda no es la compra de medicamentos, es fortalecer y respetar al IMSS.

Siempre he tratado de guiar mi vida por convicciones. No soy lambiscón, ni barbero de nadie.

Creo y defiendo al Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, porque no es gerente de los que se creen dueños del país. No es florero de nadie, como el mismo lo dice. Yo seguiré su ejemplo: tampoco yo seré florero en el IMSS de decisiones tomadas fuera del IMSS.

Gobernar el Seguro Social, encarar sus difíciles retos, domar ambiciones y negocios, cobrar cuotas, ganar juicios, hacer trabajar a sus empleados, y erradicar la maldita corrupción que lo aflige, requiere un Director General fuerte, respaldado por todos, sin dudas, ni vacilaciones.

Señores miembros del Consejo Técnico del IMSS, con absoluta paz y en ánimo de construir y no de destruir, Ustedes saben que podría vetar las decisiones del Consejo, como me autoriza el artículo 269 de la Ley del IMSS, pero los niños que padecen cáncer y esperan su tratamiento, quienes viven a la espera insulina, las poblaciones de la diversidad sexual que reclaman antirretrovirales, y los millones de enfermos que se atienden en nuestras clínicas y hospitales, no merecen ni un minuto de rebatingas de poder.

El Presidente de México necesita nuestro apoyo, no nuestras disputas.

Estoy consciente de los límites y de mis límites, puedo equivocarme, pero soy decente y tengo vergüenza pública, y con serenidad de ánimo, presento, en este momento, mi renuncia al cargo de Director General del Instituto Mexicano del Seguro Social.

Esperen, Ustedes, en términos del artículo 267 de la Ley del IMSS, la decisión del Presidente de la República.

Les agradezco a todos sus atenciones.

Buenos días.

Le urge ser operada,clinica 510 de Cancún la esta dejando morir

in Cancun

 

Cancún, Quintana Roo.- Gabriela Gamboa es una abogada que ha librado muchos casos de injusticias a lo largo de su carrera profesional. Sin embargo hoy se encuentra en una situación que la sobre pasa. Urge que sea operada de un tumor en el cerebelo y el director de la clínica 510 del IMSS en Cancún, Moisés Alejandro Toledo Pensamiento, le ha negado el derecho a la salud.

“Tengo un tumor en la parte del cerebelo, esta operación que me den hacer es urgente y no se puede hacer ni en Quintana Roo ni en Yucatán”, explica Gabriela a Noticias Playa del Carmen. De manera preventiva le instalaron una válvula para poder controlar la hidroencefálica, que es el líquido que tenemos en el cerebro.

Esta pequeña intervención se la hicieron la clínica 510 del IMSS de esta ciudad, y la hiceron de forma obligada los propios médicos. El neurólogo de Gabriela, el doctor Sergio Morán Martínez explica que urge la operación del tumor porque en cualquier momento le puede dar un paro respiratorio a Gabriela o quedarse sin movimientos en el cuerpo por las mismas secuelas del tumor, ya que se encuentra ubicado en el punto donde se controla todo el sistema motriz y respiratorio.

Los tumores en el cerebelo son masas de células anormales en el encéfalo o la médula espinal que han crecido sin control. Los tumores de cerebelo pueden causar problemas con la coordinación al caminar, dificultad para realizar los movimientos precisos de las manos, los brazos, los pies y las piernas, problemas para tragar o para realizar movimientos sincronizados de los ojos, así como cambios en el ritmo del habla.

A pesar de ello y conociendo todas las complicaciones del estado de Gabriela, la dirección del IMSS en la clínica 510 de Cancún, desde hace quince días, le niegan el traslado a la Ciudad de México argumentando que es imposible. A esto, porque según el director de esta clínica, Moisés Alejandro Toledo Pensamiento, el IMSS en la Ciudad de México negó la urgencia de la paciente “y las autoridades acá se quedaron con esta respuesta y no estan haciendo nada más, ni explicando ni nada, simplemente se quedaron con esa respuesta y no se movilizan”, explica Gabriela con su mayor desesperación.

Gabriela tiene 31 años de edad y es abogada, tiene una pequeña de siete años y realmente se siente “impotente de no poder ejercer mis derechos, cuando yo he defendido los derechos de los demás, estoy en una posición muy vulnerable”, externa.

Sus familiares hacen lo imposible y todo lo que este al alcance de sus manos, “fueron a hablar con otro director del IMSS también y nos dijo que él encuentra prudente darme de alta para que yo pueda esperar en casa y esperar la cirujía, sin embargo el neurólogo se negó y me dijo: usted en cualquier momento le va a dar un paro respiratorio, usted no se va, ese es mi diagnóstico”.

Las autoridades del IMSS en la clínica 510 de la ciudad de Cancún deben de estar conscientes de que están incurriendo en negligencia médica, que es un acto mal realizado por parte de un proveedor de asistencia sanitaria que se desvía de los estándares aceptados en la comunidad médica y que causa alguna lesión al paciente. Negligencia médica es haber realizado actos no apropiados o, por no haber tenido la diligencia requerida para el caso particular. Es decir, no haber cumplido con los parámetros mínimos y estándares de conducta para enfrentar el caso, y no haber cumplido con la normas técnicas de la profesión médica. Constituye, junto a la impericia e imprudencia médica una vulneración a la lex artis ad hoc, que es el criterio valorativo de la corrección del acto médico ejecutado por el profesional de la medicina que tienen en cuenta las especiales características de su autor, de la profesión, de la complejidad y trascendencia vital del paciente, y en su caso de la influencia en otros factores endógenos – estado e intervención del enfermo o de su/s familiares o de la misma organización sanitaria-, para calificar dicho acto conforme o no a la técnica normal requerida, según doctrina del Tribunal Supremo.

Gabriela sabe que su familia se ha reunido con la directora de cirugías del IMSS de Cancún “y pues todo depende de la junta para que hoy mismo se presente una denuncia al Ministerio Público por la negación a ofrecer el servicio de salud y a la Comisión Nacional de Arbitraje Médico para que puedan revisar mi caso que es urgente”.

Con un claro malestar hacia su situación vulnerable, Gabriela Gamboa confiesa: “el doctor dice que a lo mejor hoy estoy bien pero el día de mañana ya no. Eses es mi temor, no poder pasar más días con vida”.

 

Go to Top