OBSERVATORIO: “Pagó la multa más alta”, dice director de la Policía, Osiris Ceballos al justificar liberación de Jr golpeador 

in Othon P. Blanco

El director de la Policía Municipal Preventiva del gobierno municipal de MORENA en Chetumal, Osiris Ceballos argumenta esta tarde de por qué jueces calificadores soltaron al influyente Rolando, hijo del dueño de Forasteros en Chetumal, que casi mata a su novia.

 

Su principal argumento es que “la multa hecha fue la más alta”.

 

La Policía estatal turna este violento sujeto por faltas administrativas y se lleva entre las patas a la Policía morenista que al final sin ahondar sueltan al rufián.

 

La mujer, una cantante cubana se encuentra grave y con el rostro desfigurado y a punto de perder los ojos ante una brutal golpiza que estremece.

 

Esto escribió hace un momento en sus redes:

 

“Nadie esta por encima de la ley.

 

Con base a los señalamientos hechos por redes sociales, hay que aclarar que el área de jueces de la Dirección General de Seguridad Pública Municipal, recepciona a ciudadanos que cometieron faltas administrativas, NO DELITOS, mismos que tienen derecho al pago de multa, amonestación, trabajo a favor de la comunidad, o el tiempo de arresto que el juez tenga a bien determinar que no excedan de 36 hrs, por tal motivo, su servidor desde la trinchera que nos compete, respetamos el Bando de Policía y Gobierno del Municipio de Othón P. Blanco.

 

La multa hecha fue la más alta y no hay ordenes que sean contrarias a derecho. En todo caso será la autoridad competente que actue el proceder de las instituciones.

 

La Policía Municipal de Othón P. Blanco esta para servir a la sociedad.

 

Conclusión nosotros no realizamos la detención, por ello ingreso por falta administrativa.

Se trabajará con la unidad especializada de atencion a víctimas de violencia UNEPAV, para brindarle la asistencia a la víctima en este lamentable hecho.

 

Buenas tardes”.

 

Esta tarde mujeres exigieron justicia para la mujer golpeada.

 

*Revela Fiscalía que se procederá contra agresor y policías que lo dejaron ir

 

Cerca de una treintena de personas se plantó afuera de la Fiscalía Especializada en atención a Delitos contra la Mujer para exigir justicia para Addisbel P., quien fuera salvajemente golpeada por una ex pareja, que increíblemente fue liberado por agentes de la Secretaría de Seguridad Pública de Quintana Roo.

En medio de los gritos de “¡Justicia!” y entre las mujeres que portaban cartulinas con mensajes como #NiUnaMenos, apareció la titular de esta unidad especializada, Guadalupe Reyes Pinzón, quien reveló que ya se abrieron varias carpetas de investigación, tanto contra el presunto agresor, Rolando C., como contra los agentes policiacos que lo liberaron, al presentar su crimen como una falta administrativa.

“Tienen el firme compromiso de la Fiscalía que trabajamos en cero impunidad”, declaró la funcionaria ante las mujeres, que no se conformaban y reiteraban que esta persona no tendría por qué haber sido liberado.

También apareció el ex esposo de la mujer golpeada, quien permanece hospitalizada con fracturas en el rostro y mandíbula, estallido de glóbulo ocular y pérdida de piezas dentales, quien interpuso la denuncia formal y que dijo depositar su confianza en la fiscalía.

“Dejaremos que hagan su trabajo”, indicó.

Reyes Pinzón indicó que ellos no fueron los primeros respondientes y confirmó que el acusado será procesado por el delito de feminicido en grado de tentativa; en tanto los agentes policiacos se les acusará de negligencia e irregularidades, según lo que marcan los Artículo 249 y 235 del Código Penal.

La fiscal confirmó que se trata de agentes de la Policía Estatal y se investiga si también se incluye a algún municipal. Ya fueron requeridos.

El abogado de la víctima afirmó que los elementos captores hicieron un trabajo deficiente por lo que deben tener un castigo.

Las manifestantes señalaron que permitieron que esta persona, que es un peligro público, que pueda quedar prófuga.

Deja una respuesta

Your email address will not be published.

*

Latest from Othon P. Blanco

Go to Top